Rompiendole el culo a una desconocida


Cuando la aventura nace en un Café, todo sale bien

El 2006 fue un buen año en todo sentido. No me voy a quejar de la vida porque me va bien; tampoco me voy a jactar de tener privilegios porque la felicidad absoluta no existe. Si existiera, la vida humana estaría parametrada y sería muy aburrida.

Salía en ese entonces con una putita a la que siempre me solía tirar luego de ir al cine o a cenar. La teníamos clarisima: ella me gustaba físicamente y yo supongo que también le gustaba un montón, porque no dejaba de llamarme cuando tenía tiempo durante sus descansos en la oficina. Llegó un momento de tan buena comprensión que el acuerdo tácito de no involucrar sentimientos fue comprendido de llano por ambas partes. La pasaba bien con Sofía, la verdad fueron 2 meses bastante intensos con ella.

Pero la historia no tiene nada que ver con Sofía. Si bien ella era muy simpatica, de personalidad agradable, cuando uno frecuenta mucho a una persona (lease 4 veces por semana) un poco que las ganas de verla, por mi parte, dejaron de ser las mismas que de cuando la conocí. A mi me aburre una mujer que solo te habla de la oficina, de sus amigas o de lo que planea comprar con su sueldo. Nada más patetico que soportar a una mujer ignorante y plastica pero bueno… su belleza compensaba su estupidez.

Es así que un día nos animamos a ver una película en el Cineplanet del Ovalo Gutierrez. La esperé en el Urban Cafe mientras me deleitaba leyendo Etiqueta Negra. No demoró mucho: 5 minutos de tolerancia esta bien. Tomamos cada uno un café americano y nos enrrumbamos para el cine. No habia nada interesante que ver salvo Todo sucede en Elizabeth Town. Compramos los boletos y nos sentamos en la fila del medio.
La película aburrida (Orlando Bloom interpreta muy bien los roles de guerrero pero como galan se muere de hambre) así que, tras dos bostezos largos de mi parte, me excuse para salir un rato e ir al baño. Ya me estaba dando sueño y pensaba a que lugar ahora me llevaria a Sofia para reventarle sus cuatro letras. Paso al baño y me miro al espejo. No me había afeitado y sentí mi pene duro. Ya la idea de tirar me seducia asi que a esperar nomás a que termine la estúpida película.

Cuando salí del baño veo a una chica rubia salir de la sala para entrar al baño de damas. Nos miramos y yo le dije adelante. Los baños del segundo nivel del Cineplanet por las salas 3 y 4 estan frente el uno al otro. Me sonrió y yo no dije nada. Pasé de largo para sentarme de nuevo al lado de mi tetoncita. Se había quedado ligeramente dormida también! bueno, si me hubiera dejado escoger la película nada de eso hubiera ocurrido.

Pasaron como 10 minutos y la chica con la que me encontre en la puerta del baño entro de nuevo a la sala. No se pero me pareció que se había mojado el cabello. Sube 6 o 7 escalones y se sento justo adelante de nosotros. Había ido con una amiga y un tipo más. Yo mientras tanto acariciaba los senos de Sofía a la vez que miraba de tanto en tanto el reloj para largarnos de una buena vez.
Por fin se encendieron las luces y más de uno se despertó luego de tener como acompañamiento de fondo una de las peores películas que yo haya visto. Le dije a Sofía que esperara a que la gente salga primero y nos besamos…

Le susurro y le digo tengo ganas cosita de ya sabes que, besandome y abrazandose a mi me dice Dorian bebito, pero hoy no voy a poder. Estoy con el período, le contesó y le digo pero linda, tú sabes que existe la otra alternativa, vamos que estoy excitado y yo se que a ti te encanta. te dejo en tu casa si quieres para evitar el roche, firme me contesta: no Dorian, de verdad… me encantaría pero no puedo …
Maldita sea! -me dije en mis adentros- Ok, será para otro día
No te enojas verdad?
No no, para nada. Más bien ya creo que es tarde, mejor nos vamos de una vez.
Uhmm si. Pero me he antojado de un cafecito, vamos?
No ya fue. Es tarde y mañana tenemos que hacer.
Te has enojado verdad? Pero entiendeme Dorian esta noche no se va a poder. Además la verdad despues de lo de ayer me duele un poco la colita…
Como yo si te la hubiera roto, jaja
Payaso. Bueno entonces acompañame a tomar un taxi.
Ok, vamos.

Conversando tonterías hasta que llego el bendito taxi que se la llevo tan rápido como mi noche de placer. Decidí retroceder y dar la vuelta por Dasso. Monce! todo estaba cerrado!. Me fui caminando entonces por Cavenecia y de nuevo volví al Urban que estaba a punto de cerrar. Fumé un poco con algo de vino y me quité al Bohemia donde había más gente. Para mi desdicha solo me encontre con un grupo de amigos con quienes solía antes ir a la playa. Saludos fugaces y directo a la barra. Salvo por una tía caderona bien bronceada y una par de cholas power, el Bohemia no estaba tan entretenido como pensaba.
Sin ganas de irme a mi casa temprano y meterme un pajazo caritativo decidí irme al Starbucks y tomarme un café amargo. Amargo como mi plan fallido de llevarme a Sofía a la cama y dejarla bañadita toda rica en la puerta de su casa a las 6am. En fin, la cosa para mi no quedaba allí. Quería hacer algo y lo iba a hacer.

Fue entonces que me dí la vuelta y me ví de nuevo con la chica del baño. Esta vez estaba sin su amiga.

Abordar a una chica sola es díficil, sobretodo si es que no tienes algún vínculo o afinidad con la persona en cuestión pero, acordandome del breve encuentro en el baño, decidí acercarme a ella con el pretexto bajo la manga de que su rostro me parecía familiar…

– Hola, que tal -saludando cortesmente y sonriendo- te gustó la película o te aburrió tanto como a mi?
– Estuvo bien. A mi me gustó algo -me contestó mirandome de costado-
– Algo? -yo ya estaba de pie- Mmmm bueno si, tienes razon. Quizás este más acostumbrado a las películas guerreras de Orlando Bloom.
– Si pueda ser -me contestó desganada- a mi si me gusto.
– Bien -le digo acercandome más a su mesa- y que harás más tarde? Te vi con tu amiga. Estaban sentadas junto delante de nosotr… de mi! (shit!).
– Si si te vi con tu enamorada. Ademas nos cruzamos en el baño.
– No es mi enamorada, es tan solo una amiga.
– Si supongo, eso dicen todos…
– No te digo la verdad. No es mi enamorada.
– Bueno…
– Si… uhmm, sabes la verdad me gustaría, no se… aprovechar esta noche. Esta noche se siente tan agradable que me gustaría pasarla bien y, por que no, con alguien a quien no conozco en lo absoluto o quizas conozca pero no del todo bien. De algún modo estoy seguro que tenemos amistades en común. Lima es tan pequeña y sus distritos enanos. Quizas conozcas a algunos de mis amigos. Conoces de casualidad a …?

Y asi empezó todo con un floro versado pero bien hilvanado, con actitud directa pero sin ser ofensiva. Me senté a su lado y conversamos de todo un poco. Más sobre las cosas que uno siempre hace con los amigos y de los lugares que ambos habiamos visitado y que de los cuales tendríamos particulares preferencias u odios. Tenía ganas de conversar a borbotones y creo que ella también sintió lo mismo. Era una bonita noche y no merecía que ésta terminase tan pronto.

– Bueno me tengo que ir. Tengo que abrirle la puerta a la sonsa de Leslie porque se olvido su llave.
– Leslie es nombre de hombre -acoté-
– No se pero ya es tarde. Me gusto mucho conocerte Dorian, dime vives cerca? si quieres te jalo.
– Gracias me encantaría
– Ok vamos

Subimos a la camioneta y dimos la vuelta al ovalo. Nos fuimos por la ruta que da hacia Conquistadores para entrar por la calle Esquilache

– Bueno adonde te dejo? -me pregunta-
– La verdad vivo por Miraflores -le mentí-, sólo quería prolongar la conversación hasta lo que dure.
– Jajaja que gracioso. Bueno yo ya estoy cerca de mi depa y no pienso retroceder. Si quieres vamos a mi casa pero si esta mi amiga te tendras que ir.
– Ok ojalá no esté.

Llegamos a su casa. No recuerdo bien exactamente pero estabamos por el Olivar en un edificio clasico bonito con acabados de cedro y flores alrrededor. Subimos las escaleras y entramos a su “humilde” hogar. Pude apreciar que a ella y su amiga les gustaba mucho el diseño de interiores, la pulcritud de los acabados y el pop art. Nos sentamos en la salita y tomamos malta.

– Eres un chico muy agradable Dorian, me dijiste tu edad?
– Tengo 28 -le mentí de nuevo-
– Yo tengo 29, vamos bien
– Vamos bien? que fue eso?
– Jajaja no nada sino que somos de la misma generación
– Si. Misma época, gustos diferentes
– …E intenciones diferentes
– Si, también… por eso estoy aquí
– Y para que estas aquí?
– Para no olvidarme de ti

Esta última frase la recuerdo a la perfección porque sé muy bien que a ella le fascino. Soltó una risa seductora y su mirada no me dejaba espacio para poder moverme. Escuchamos unos disco de Bob Marley y otro más de Jane’s Addiction y nos besamos. Cerramos la puerta de la sala que daba a la calle y nos quitamos la ropa directo al sofa, nuevamente…

Cerré los ojos para sentir su deseo de carne mientras ella se frotaba apretando su cuerpo contra el mío. Lami su piel, sus senos, bese su espalda, sus caderas. manosee su cuerpo a mi antojo y ella, picada y jadeante, me jalaba de las tetillas y succionaba mi cuello como quien marca a su presa.

Le di media vuelta y recuerdo ir directo a su culo bajandole bruscamente la trusa y lamer su ano hasta hundir mi rostro en medio de sus nalgas. Precioso color rosado de piel maltratada por las marcas de mis manos al golpear su trasero por la desesperacion mia de tocar carne suave y bien cuidada. Ella desnuda era un monumento.

Nos tomamos de las manos y ella me montó. Cubrí al muchacho como siempre con su traje de plástico lubricado para sentir la humedad de su vagina ansiosa por ser penetrada furiosamente por el amante a quien no conocía. Era yo quien me deleitaba de su fragilidad, de su bohemian life, de sus recuerdos, de su noche aventurera.

La monté en las poses que se me antojaban. Se entregó cabalgando sobre mi dejaba que sobara su ano con la yema de mis dedos. Tomé un sorbo mas de malta y expulse el líquido de mi boca sobre sus tetas para bañarla de alcohol y embriagarme con el olor de su piel. Estaba a mil. Yo me deleitaba contemplando su cuerpo. Que linda es esta chica… me dio la colita como me la daba Sofía pero algo mas coqueta: Se puso en cuatro dándome la espalda metiendo su dedo medio hasta el fondo de su ano.

Cuando estaba a punto de venirme y cerrar la sesion como de costumbre, eyaculando sobre las nalgas y espaldas, ella se da media vuelta y me aprieta los huevos. Jadeante me dice que todavía no habia terminado, quería que ambos nos vinieramos al mismo tiempo y así lo logró en el momento que sentí que me vaciaba en su concha, sentí como mis huevos se humedecían por la orina espumeante que salia de ella.

Terminamos cansados y satisfechos, su amiga nunca llegaba… La deje acurracada en el sofa ya con el alcohol adormeciendo sus neuronas, pasé al baño y me bañé en dos minutos clavados. Salgo por el pasillo y encuentro un kete con cocaína. Me acerco a ella y estaba profundamente dormida…

Me deshice del condón y de cualquier rastro de fluídos míos. Le prepare un té y se lo dejé al lado. Ella seguía dormida y no sintió cuando me fuí sin decirle nada. Cerré la puerta de su depa y baje despacito… Hacía frío y no era ni las 5am… Llegué a la Av. Camino Real y tomé un taxi, cuyo chauffeur noctambulo me llevo de mala gana hasta mi casa.

Y que fue de Sofía?… Bueno la relación con ella acabo hasta que un día le dije que me aburria y me contestó diciendo que ella merecía un hombre mejor. De la otra chica hasta ahora no recuerdo su nombre. Nos vimos las caras nuevamente en alguna que otra reunión o por la calle caminando. No hubo interés de ambos por conversar de nuevo y creo que tampoco lo habrá. Todo tiene su momento y su final y ese final es precisamente el que más me gusta de mi efusiva amante desconocida.


7 comentarios en “Rompiendole el culo a una desconocida

  1. Estimado Queni:
    Gracias por leer mi blog. Lamentablemente fotos no tengo pero si me queda aún un grato recuerdo de aquella noche.

    Estimado Santiago del Río:
    Te agradezco por leer mi blog. Definitivamente que es bueno comprar un condón previo a una cita (planificada o no).

    Saludos para ambos!

    Mr. Dorian Wilde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s