Bolsa de Gatos o Modelos Argentinas


Martes 04 de octubre de 2005

ESPECTACULOS | UN ANALISIS DE LA TV ARGENTINA Y EL ASOMBROSO MUNDO DE LOS FELINOS

BUENOS AIRES, Argentina (El Ojo Digital) – ¿Qué ocurre con la televisión argentina? Al parecer, la caja boba autóctona es más boba que nunca, ya que no parece tener otros recursos que promocionar personajes paupérrimos cuya actividad real no es otra que la prostitución, pura y simple. La TV argentina actualmente ha olvidado los estándares del buen gusto y la cultura, y tal aseveración ya no es un misterio para nadie. El otrora criticado Marcelo Tinelli, iniciador de la tv estúpida que se burlaba de su propio público como herramienta de mercadotecnia, es hoy un verdadero adalid de la cultura popular, si se lo compara con las producciones de Gerardo Sofovich, para citar un caso, que sólo exhiben señoritas de suculenta pechuga y duro trasero -con precio por hora para el interesado que se comunique con producción-.

El rumor 99% comprobado de que Gerardo Sofovich administra los servicios de escorts -eufemismo para “prostitución cara”- en el hotel Sheraton -con la ayuda de su eterno esclavo y patético personaje Rolo Puente-, es algo que nos tiene sin cuidado a la hora del presente análisis. Lo que importa en este caso, es ventilar de una vez por todas aquello que pocos se animan a reconocer pero que finalmente todos en los medios saben : que el mundillo de las presentadoras y “vedettes” (adivine, eufemismo para qué otro concepto) no es otra cosa que un servicio de prostitución para VIPs o clientes importantes.

En la Argentina pauperizada de la actualidad, llegar a fin de mes es una prioridad para cualquiera, y como siempre en esos momentos de dificultad, aparecen los buitres quienes, dueños de las cámaras, disparan su conocida frase “tomalo o dejalo” a sus desprevenidas víctimas. Ya no estamos hablando de pobres niñas del interior del país que vienen a “la Capital” para convertirse en modelos famosas. Aquí la culpa viene por partida doble, y se trata de tener cualidades físicas, o al menos un bello rostro -porque lo demás puede ser perfectamente adosado por la mágica vía del quirófano-.

Pero lo que es aún peor, es que el sistema que se encarga de promocionar a tales esperpentos de grosera e inverosímil anatomía, es un sistema perfectamente aceitado. Comprende desde aquellos programas que conducen estrellas acabadas como Mirtha Legrand o Susana Giménez -muchas de las cuales, a propósito, continúan sin reconocer sus verdaderas tendencias sexuales, aunque esto es tema de otro artículo-, hasta esos famosos e igualmente paupérrimos programas de “chismes”.

De tal suerte que todos son responsables en este mundillo que hiede a decadencia, y a veces hasta es necesario reunir idénticas características de freak para presentar a tamaña escoria del espectáculo -¿no es así, Marcelo Polino?-.
El pseudoperiodista y ave de rapiña Jorge Rial también deberá rendir cuentas, eventualmente, ante los representantes de la rectitud y del buen gusto televisivo, por su notable contribución a la pobreza de la programación. Y no tiene razón cuando dice que “la gente tiene la culpa cuando le da rating a un programa”. Sentencia que acusa una monumental escasez de células cerebrales, habida cuenta de que los ratings remitidos por Ibope y otros, están más que viciados en sus resultados. O de otro modo, ¿cómo se explica que los ratings de Tinelli jamás desciendan? El amigo Tilingo ha venido pisándole los talones a Diego Maradona y su “Noche del Diez” desde el primer día, y Maradona ha visto descender sus números al tiempo que los del ex “Pum, para arriba!” continúan encarando hacia la estratósfera.

Y de ninguna manera aspiramos a defender la estupidizante producción que Maradona y secuaces llevan adelante, todo lo contrario : su final está muy próximo y es más que merecido. Nada mejor se puede esperar de un ídolo de papel (de aluminio). Debe decirse -a los efectos de completar el análisis planteado-, que el círculo mercadológico de la “bolsa de gatos” se cierra de la mano de las denominadas “revistas del corazón”, como Pronto, Papparazzi, Gente, Caras y demás. Aunque aquí la diferenciación es muy clara, ya que, mientras que Gente y Caras se dedican a mostrar el estilo de vida -casas y propiedades- de los ricos, famosos y narcotraficantes, vagos profesionales, nenes y nenas de mamá y papá, etc., Pronto y Papparazzi exhiben con lujo de detalle los físicos exhuberantes de las actuales “chicas pagas” disponibles en el mercado, así como también la promoción de nuevos “gatos” que exhibirán sus implantes en la farándula que acompañará la siguiente temporada.

De esta manera, y a lo largo de las vitrinas de esta interminable cinta transportadora de esperpentos y mamotretos, han desfilado felinos de la talla de Luciana Salazar (el gato “top” del país, sin dudas), Karina Jelinek (amante y promotora de las pastillitas milagrosas del colombiano Jorge Hané), Silvina Luna (parte del staff de rotación permanente de prostitutas caras del “eje Sofovich/Puente”), Natalia Fassi (“salía” con futbolistas; ¿algo más que decir?), Nazarena Vélez (¿Será cierto que atendía una carnicería en Laferrere, y que no es ni rubia ni tiene ojos claros ni piel clara?), Gisela Barreto, la veterana y entrada en años Daniela Cardone (sorprendida in fraganti mientras se dedicaba a la prostitución VIP en España), Yanina Zilly, Julieta Prandi, María Vásquez (fea como ninguna y otrora amiga del poder en tiempos de Carlitos Menem), y otras tantas señoritas de la pasarela.

A propósito de “modelos”, tal vez Ud, incisivo y agudo teleespectador, haya notado la manera en que los desfiles de verano de Roberto Giordano hace rato no tienen nada más que ver con la indumentaria, sino que venden el “relleno”. Acertó! También allí se da una situación absolutamente oscura para el público masivo, aunque clara de analizar para nosotros! No sólo es cierto que la mayoría de las modelos argentinas aparecen en catálogos de escorts, sino que también es verdadero el hecho de que tales modelos necesitan de los desfiles para “promocionar sus servicios”. De aquí que haya tan grandes diferencias entre los desfiles donde se presentan marcas reconocidas, y aquellos de Giordano o similares.

Es la Argentina de hoy, en su abundancia de la escasez, la que ha generado esta farándula. Mucho hemos despotricado contra los personajes aquí mencionados – y que han enriquecido nuestras sesiones de zapping-, pero lo correcto sería agradecerles por la calidad del material que brindan a El Ojo Digital Espectáculos.

Seguiremos cambiando de canal, a ver más hay por allí…

Gatos: Prostitutas


Un comentario en “Bolsa de Gatos o Modelos Argentinas

  1. Coincido en la calificación que se le da a la televisión argentina, programas con el de tinelli lo único que muestran es la manera como degradan a la mujer y en general casi todos los programas que trasmiten en ese país son de esa naturaleza y los programas que teoricamente son para toda la familia terminan siendo muy groseros y de escenas súbidas de tono, obviamente en ese país no existe el horario de protección al menor y las copias que hicieron a programas americanos como, casado con hijos, la niñera, hechizada, etc…no solo fueron malas copias sino como ya mencione, son todos demasiado groseros e insolentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s